Auge y caída de una píldora milagro

Cruzando los dedosLa píldora anticonceptiva de 3ª generación fue la pastilla “milagro” que acababa con los molestos efectos secundarios de las anteriores (migrañas, aumento de peso, efectos virilizantes…). Se impuso en el mercado desde los años 90. Ahora la Seguridad Social francesa ha dejado de financiarla por sus riesgos de accidentes vasculares graves, que han dado lugar a diversas demandas ante los tribunales. El auge y caída en desgracia de esta píldora es un ejemplo significativo de la desinformación sanitaria en asuntos que tienen que ver con los “derechos reproductivos”, cuando hay mucho dinero por medio.

En los contraceptivos orales, se habla de píldoras de 1ª, 2ª, 3ª o 4ª generación, según el tipo de gestágeno que emplean. La píldora de 3ª generación, que en Francia apareció a partir de los años 80, utilizaba un principio activo que evitaba efectos indeseables de las anteriores: “menos hormonas, menos efectos secundarios”, se dijo. Las usuarias estaban dispuestas a pagar lo que hiciera falta (con cada “generación”, sube el precio). Los médicos, cuya información depende en gran parte de los laboratorios, recetaban la píldora con facilidad.

Desde los años 90, revistas feministas empezaron campañas para lograr que la Seguridad Social cubriera estas píldoras, y favorecer así el acceso a la mejor contracepción. Los políticos se lanzaron a pedir en la Asamblea Nacional que se asegurara la gratuidad.

Por entonces empiezan a aparecer estudios que indican que el riesgo de trombosis –presente siempre en las píldoras anticonceptivas– se multiplicaba por 4,8 en las de 3ª generación. Posteriores investigaciones confirman un aumento de riesgo significativo (cfr. Aceprensa 8-01-2013).

En 2007 la Alta Autoridad para la Salud alerta sobre los riesgos trombo-embólicos de las píldoras de 3ª generación, que son tomadas por 1,5 a 2 millones de francesas. Los laboratorios alegan que ese riesgo se indica ya en los prospectos, pero las usuarias no se enteran a no ser que el médico se lo explique.

A pesar de ser cada vez más discutidas, a partir de 2009 la Seguridad Social comienza a financiar las píldoras de 3ª generación, en nombre de una contracepción accesible a todas las mujeres.

Pero en 2012 se producen demandas contra cuatro laboratorios por una treintena de mujeres que han sufrido problemas vasculares graves tras el uso de estas píldoras.

El caso salta a la opinión pública, las usuarias se alarman y preguntan a sus médicos, el Ministerio de Sanidad encarga un informe a la Agencia Nacional del Medicamento.

El informe publicado el pasado 26 de marzo, que abarca de los años 2000 a 2011, constata que los contraceptivos orales (de cualquier generación) provocan cada año una media de 2.529 accidentes tromboembólicos y 20 muertes prematuras. Las píldoras más modernas de 3ª y 4ª generación son responsables de casi el 70% de los accidentes vasculares y de 14 de las 20 muertes prematuras.

Con estos datos, el Ministerio confirma que la Seguridad Social dejará de financiar las píldoras de 3ª generación y exige a los médicos que sean más estrictos a la hora de recetarlas. Pero ya antes la desconfianza de las usuarias se había notado en la farmacia: en febrero las ventas de las píldoras de 3ª y 4ª generación habían caído un 34%.

Probablemente las píldoras de 3ª generación quedarán como un caso de estudio en el marketing farmacéutico. No es fácil explicar cómo un fármaco sobre el que recaen no solo sospechas sino cada vez más evidencias de riesgos graves, esté en el mercado y hasta sea financiado por la Seguridad Social. Por cierto, en España desde la ley Aído de aborto y “salud reproductiva”, la sanidad pública financia dos anticonceptivos de 3ª y 4ª generación.

En Francia, al mismo tiempo que la Seguridad Social excluía este tipo de anticonceptivos, el gobierno anunciaba que la píldora será gratuita para las jóvenes de 15 a 18 años (hasta ahora la píldora era reembolsable en un 65%). La medida se aplica a las píldoras de 1ª y 2ª generación, con receta. Esperemos que tengan más suerte que sus madres.

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Sexualidad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Auge y caída de una píldora milagro

  1. ramon mendiburu belzunegui dijo:

    Mientras tanto, los métodos de diagnóstico de la fertilidad, que propician tanto la concepción como su aplazamiento responsable, siguen siendo los grandes desconocidos y los mas respetuosos del medio ambiente, natural y humano.

  2. Cristina dijo:

    Yo como farmacéutica, todavía me escandalizo por las palabras de la ex-ministra de sanidad Trinidad Jiménez, declaró ante los medios que “la píldora del día después NO TENÍA NINGÚN EFECTO SECUNDARIO”, ¡cuántas adolescentes han sufrido secuelas que durarán de por vida! No hay nada más peligroso que la ignorancia, o tal vez sí, la maldad.

Los comentarios están cerrados.